Yarini, el más famoso chulo cubano

Foto de Archivo
2 329

- Publicidad -

El Rey de los Prostíbulos, el Sultán de San Isidro, el Rey de los chulos cubanos, el Conquistador, todos estos calificativos para un solo hombre, Alberto Yarini. Más que la vida fue su muerte la que consagró su leyenda en el imaginario popular cubano.

De Yarini se dice que nacionalizó la prostitución en Cuba, pues en nuestro país a principio del siglo XX la mayoría de los chulos, en otras regiones conocidos como gigolós, eran extranjeros, principalmente franceses, igualmente las prostitutas.

Alberto Manuel Francisco Yarini y Ponce de León, tremendo nombrecito para un chulo, nació en La Habana el 5 de febrero de 1882. La verdad es que no era un chulo cualquiera, pertenecía a una familia prestigiosa y acomodada, como Hijo del Doctor Cirilo José Aniceto Yarini, cirujano dentista, catedrático titular de la Escuela de Cirugía Dental de la Universidad de La Habana.

Su más diligente biógrafa, Dulcila Cañizares, lo describe como un hombre de cinco pies y seis pulgadas de estatura y 60 kilogramos de peso. Siempre perfumado y bien trajeado, que hablaba pausadamente y en voz baja.

Al regreso a Cuba de sus estudios en Estados Unidos ya era aficionado a la buena vida y el derroche. No solo se permitió fundar una potencia abakúa denominada Macaró Efó, además con poco más de 20 años se afilió al Partido Conservador, del que llegaría a ser su presidente en el barrio de San Isidro.

San Isidro tampoco era un barrio cualquiera, con su peculiar rasgo distintivo de calles estrechas era conocido oficialmente como la Zona de la Tolerancia, o sea donde la prostitución, juego, etc. era permitido.

La lucha por el dominio de la prostitución en la capital había colocado a nacionales y franceses en dos bandos. Los extranjeros eran conocidos como “apaches”, mientras los criollos como “guayabitos”.

La francesa Bertha Fontaine llegó a Cuba en 1909, bajo el dominio del proxeneta francés más prestigioso de La Habana, Louis Letot. La bella Bertha en poco tiempo se escapó al harén de Yarini, lo que provocó que las tensiones entre los chulos franceses y cubanos fueran insostenibles.

Yarini, sacado de su casa con un extraño recado, fue emboscado en plena calle por Letot y un grupo de franceses y fue herido mortalmente en el abdomen. El 23 de noviembre de 1910 falleció y su muerte desencadenó una corta, pero sangrienta guerra entre “guayabitos” y “apaches”.

Cuentan que en su velorio coincidieron desde el presidente de la República, José Miguel Gómez hasta las prostitutas de todos los estratos sociales. La procesión de sus restos al cementerio, en hombros de sus amigos, sufrió un asalto por los franceses, resultando varios heridos, entre ellos Bertha, con una cuchillada en el cuello, que no le impidió despedir a su amado en el panteón familiar.

Así fue El Conquistador, su apodo favorito, pero también fue el rufián, el guayabito, el gigoló, el proxeneta, el souteneur, el Chulo, el Rey de San Isidro.

Una leyenda que ha inspirado a escritores como Alejo Carpentier, quien lo describió como un ser fabuloso que todos salían a admirar cuando paseaba a caballo por Obispo.

- Publicidad -

2 Comments
  1. Ruben says

    Nuevamente un magnifico Articulo. Solo que le queda a uno el sabor amargo de que el Articulo no permita saber mas de Yarini. Estimo que debes escribir; esta de moda, Yarini II

  2. Rafael says

    Excelente arriculo, pero quedaron cosas por decir o por contar, por ejemplo el redactar con exactitud cómo fue la muerte de yarini, todos los eventos que se supieron reales, lo que hizo la francesa, y más….
    Existen muchas más cosas de Yarini y de su vida que a nosotros los lectores nos gustaría saber…
    Y fue injusto dejar de mencionar entre las obras desicadas a Yarini, la película, Los Dioses Rotos…
    Por lo demás agradecido por recordamos a los cubanos que vivimos fuera de Cuba y la vez mostrarle a lo que no son de nuestra isla que tenemos Historias Populares apasionantes dentro de nuestra historia
    Gracias

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.