Un día cualquiera de una cubana

Foto: M Huy Photography
3 57

- Publicidad -

Levantarse entre los sonidos de la ciudad que despierta, y el ajetreo del desayuno, resulta normal para la mujer cubana.  Normalmente sale de la cama una hora antes que los demás. Comienza la lucha de preparar la merienda y vestir a los niños para la escuela.

Amandaaaa y Dunieeeel, apúrense que llego tarde!!! Sí, también tiene un cargo importante en su trabajo, y aun así continúa siendo madre y mujer.

Después de toda la vorágine de la mañana se despide de su esposo, sale justa de tiempo, y llega ocho en punto al trabajo. Allí es el alma del lugar, organiza todo, dirige sin imponer. Ella sabe cuán importante resulta llevar la fiesta en paz. Tiene que hacerlo a diario en casa y fuera de ella.

Al regreso la idea fija es inventar algo rico de comida, con pocos ingredientes. La necesidad de descanso debe posponerla, su trabajo aún no termina, queda recoger la casa, una pausa para ver la novela y comenzar todo otra vez.

No importa la edad, si tiene hijos o no, si es una adolescente. La mujer cubana hace de cabeza de familia a la par del padre, el esposo o el novio. Combina el arte de los quehaceres de ama casa, de ser buena esposa y mamá. Aprende a atender 5 tareas a la vez, ayuda a los demás.

Se cansa, pero no lo demuestra, creció como el pilar de la casa. Presumida, luchadora, delicada y fuerte a la vez. Las féminas de la Isla tienen la mezcla perfecta: la humildad de quién trabaja desinteresadamente y el orgullo de quién lo hace bien.

- Publicidad -

3 Comments
  1. Joshua Neumann via Facebook says

    Toda una mujer luchadora.

  2. Cubanos via Facebook says

    Así mismo!

  3. Joshua Neumann via Facebook says

    Linda imagen..

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.