¿Tú eres mi jevo o mi jeva?

Foto: Cary Lee
0 1.042

- Publicidad -

Jeva y su masculino (jevo), qué palabritas tan curiosas esas, que decimos los cubanos casi desde niños y ni siquiera sabemos de donde provienen.  Normalmente las utilizamos para nombrar a la novia o novio, y en algunas ocasiones los chicos se refieren a mujeres con las que no tiene ninguna relación sentimental.

En el caso de las muchachas, este vocablo solo tiene una acepción: novio o pareja. Y aunque el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española no recoge ningún significado válido del término, su uso resulta común en la región latinoamericana.

Algunos investigadores de la lengua afirman que jeva es la manera popular de pronunciar Eva, en alusión a la primera mujer creada en la tierra según la Biblia.  Esta manera de decir no es propia del lenguaje culto, sino del argot callejero en varios países hispanos.

Pero en Cuba ser la jevita de alguien es una mezcla de amiga, amante, compañera, pareja o esposa. Lo abarca todo en materia de sentimientos, únicamente depende de la manera como lo expreses y a qué persona específica te refieras.

Ha pasado a convertirse de la típica expresión marginal, a la frase común de la jerga popular. Ya tienen jevitas y jevitos, lo mismo negociantes que estudiantes universitarios. Ni para los de más alta cultura constituye una palabra desconocida.

Precisamente porque en Cuba lo culto y lo popular van de la mano de una forma rara, donde no sabemos cuando inicia uno y termina el otro. Así, como jeva y jevo, pareja singular que da fe de una característica esencial en los cubanos: la heterogeneidad.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.