Tomar café en Cuba

Foto: JRog01
2 120

- Publicidad -

Mi olor preferido en el mundo es el del café. Un año y tres meses después que me fui de Cuba, puedo decir que mi olor preferido en el mundo es el del café en Cuba.

No particularmente porque extrañe el de la bodega, o las mezclas con chícharos, o las de mi mamá y mi abuela con café del bueno, para que mejore. (Para ellas es imposible tomar café bueno hasta que se acabe y después café de la bodega, mejor mezclar y tomar regular siempre).

Más bien porque ahora comprendo que extraño todo lo que acompañaba tomar una taza de café en mi tierra.

Ese extrañar comienza desde que abro los ojos cada mañana porque suena la alarma, en vez de despertar con los ruidos de mi mamá preparando la cafetera en la cocina.  No está el olor del café impregnando toda la casa. Es saber que ella me falta con el primer pensamiento diario. Y extrañar su detalle de traerme mi taza a la cama.

Muero de nostalgia por el café de la noche junto a mi querida Ele, inventando cappuccino con leche en polvo y chocolatín. Me faltan vecinas que son familia.

Qué decir del café del domingo después de almuerzo, cuando estábamos todos juntos y no en tres países diferentes. Es recordar comer con toda mi familia, mis abuelos, mis padres, mi hermano y su tropa. Mi abuelo siempre apurado pidiendo que hagan café para poder irse a hacer sus cosas.

Añoro el café sorpresa, ese que se hacía para todas las visitas que llegaban, inesperadas o no, porque en Cuba casi nunca avisan para ir a tu casa. Si algo siempre te ofrece un cubano bajo su techo es, sin dudas, una taza de café.

Y ese café de mi infancia con mis abuelos que ya no están, que no se guardaba en termo, si no en un pomo de mayonesa tapadito. Ese que les pedía tomar desde que tengo memoria y que está en mis mejores recuerdos infantiles, porque me gusta el café desde niña.

Al escribir ahora me doy cuenta que tomar café me recuerda todo lo que amo y me falta, mi familia y Cuba.

¡Seguro!

Posted by Pasión Cubana on Thursday, April 6, 2017

- Publicidad -

2 Comments
  1. Ruben says

    Magnifico articulo. Tu nostalgia aunque me entristece te debo decir que finalmente me hace feliz. Sin dudas los cubanos somos casi una raza unica. Si somos orgullosos de nuestra cubania y de nuestras costumbres. Amamos nuestras familias.

  2. Telmo Pérez Potti says

    Yuli, tú no extrañas el café. Extrañas todo lo que rodea esa ceremonia de tomar café en Cuba. Extrañas Cuba. Creo que te llegó el momento de regresar. Tal vez no estés preparada mentalmente para vivir fuera de la isla. Piénsatelo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.