Tiene casi 110 años pero nada la detiene

Foto: Chris Marchant
0 29

- Publicidad -

Ni siquiera viendo las fotos logro que me crean su edad. A veces pienso que con la imagen en las manos y ante los ojos incrédulos conseguiré que confíen en los más de cien años de mi bisabuela, y entonces se hace más difícil cuando ven su vitalidad y  energía. Pero sí, hay algunos que abandonan el escepticismo.

Dora
Foto: de la autora

Cuando salen del asombro me hacen preguntas, yo trato de contestarlas, aunque reconozco que sería mejor que ella misma, Celeste Dora Rosabal Mesa, lo hiciera, pues conserva su memoria bastante bien para tratarse de una persona que nació en 21 de enero de 1909.

Como para desafiar pronósticos de expectativas de vida, esta mujer de carácter fuerte, casi intransigente, de estatura pequeña y complexión delgada, recuerda vivencias que ni siquiera los más jóvenes podemos traer a colación en medio de una charla familiar, puede hablar incluso de detalles como el color de un auto que no ve hace más de diez años, es entonces cuando, todos los que la rodeamos ávidos de sus historias y orgullosos, nos quedamos con la boca abierta.

Prefiere que le llamen Dora, aunque sus nietos, bisnietos y tataranietos crecimos diciéndole Mamá. Es incansable, su salud se ha deteriorado por el paso del tiempo pero ella se niega a aceptarlo, es de esas cubanas que no soporta estar sentada viendo como los demás trabajan y hasta hace un par de años agarraba el azadón y desyerbaba su pedacito de patio como si tuviera 15 abriles.

Hace mucho tiempo que no toco su piel, que no escucho su voz ni miro sus ojos pequeños y brillantes. Hace también mucho tiempo que no duermo en su cama ni siento el olor de sus sábanas que me recuerdan mucho a mi abuela materna y me trasladan al campo y a reminiscencias preciosas de mi infancia.

Sin embargo, eso no  me preocupa, tengo el compromiso personal de llegar hasta Mamá en cuanto vuelva a pisar tierra cubana y mi compromiso mayor con ella será abrazarla, desafiando una vez más a su memoria para que se acuerde mí y me diga algo…desde su ternura.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.