Silvio Rodríguez y “Ojalá”: la historia detrás de una canción

Foto: Internet
0 169

- Publicidad -

Dicen por ahí que toda canción tiene una historia, muchas de ellas relacionadas con el amor, el sufrimiento o cosas que han pasado a los autores o personas cercanas ellos.

En el caso del cantautor cubano Silvio Rodríguez, sus temas están saturados de emoción y nostalgia. Uno de ellos “Ojalá” melodía icónica de este intérprete. Cubanos Gurú les habla un poco de la historia detrás de la letra.

Mucha ha sido la polémica alrededor de esta canción pues se rumorea que fue escrita en honor al expresidente cubano Fidel Castro y el proceso revolucionario. Otros dicen que la dedicó a Chile, nación que por aquellos tiempos estaba bajo la dictadura de Augusto Pinochet.

Y aunque la primera teoría expuesta, posee gran cantidad de partidarios, el propio intérprete en entrevista ofrecida a medios de comunicación, desmentiría tal cosa.

Ojalá yo la compuse a una mujer que fue, podríamos decir, mi primer amor. Fue un amor que tuve cuando estuve en el ejército, haciendo mi servicio militar. La conocí cuando tenía 18 años, fue mi primer amor importante, en el sentido de que fue el primer amor que me enseñó cosas. Era una muchacha mucho más evolucionada que yo, mucho más inteligente, más culta. Me enseñó, por ejemplo, a César Vallejo. Después nos tuvimos que separar, estaba estudiando medicina y en fin, no le cuadró. No sé por qué estudió medicina, cosa loca de ella, en realidad siempre fue de letras. Después estudió letras, se fue a su pueblo Camagüey, a estudiar eso y yo me quedé solo aquí en La Habana, totalmente desolado. Pasaron los años y el recuerdo de aquel amor tan bonito, tan productivo, tan útil (ojo, no confundir con utilitario), enriquecedor, de aporte a uno… pues, estaba obsesionado yo con esa idea. Y porque fue un amor frustrado, tronchado por las circunstancias, por la vida, no fue una cosa que se agotara, pues se me quedó un poco como un fantasma y por eso compuse esta canción en un momento quizás de delirio, de arrebato, de sentimiento un poco desmesurado: ojalá esto, ojalá lo otro…”

Esta historia de amor salió como parte de “Al Final de este Viaje” que compendia sus composiciones entre 1968-1970. La compuso en 1969 cuando navegaba por la costa occidental de África en el barco Playa Girón. Donde pasó cinco meses dando vueltas, pescando y componiendo.

Los sentimientos profundos de Silvio, y aquella mujer de nombre Emilia, se convertirían en una musa inspiradora de otras composiciones del cantautor como “Te doy una canción” y “Josah es la que pinta”.

Según el libro “Silvio para Letra y Orquestas” de Sandra Zapata (1996), la Emilia de Silvio, hoy es profesora de la Universidad de Camagüey. Había estudiado medicina un año en La Habana, para luego abandonar estudios y volver a su lugar de origen a estudiar su verdadera vocación: la literatura.

Y esa misma pasión por las letras que compartía con Silvio Rodríguez la colocó automáticamente como su mitad por aquellos tiempos. Porque gustaban y estaban comprometidos con las mismas cosas, los mismos principios.

Tales eventos dieron lugar a una canción universal, que ayuda a reflexionar, a ver poesía en la vida, a disfrutar de los pequeños detalles aun cuando no están a la vista.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.