De regreso al Club Amigo Atlántico Guardalavaca

Foto: jennicatpink
0 54

- Publicidad -

En el año 2015 Mirelys Mejías Denis y su hijo, invitados por una amiga residente en Miami, conocieron un verdadero paraíso rodeado de sol y mar en Cuba.

Gracias a una agencia de viajes, reservaron en el Hotel Club Amigo Atlántico Guardalavaca, de la provincia de Holguín. La primera impresión fue el olor a mar y la calidad de la instalación, categoría tres estrellas.

“Todo muy grande, limpio y el mar tan cerca me pareció algo bello. Ese olor me gusta. A mi hijo le encantó una pecera enorme que había en el lobby del hotel.”

Guardalavaca
Foto: cortesía de la entrevistada

Quienes llegan por aire a la nororiental provincia, tienen al Club Amigo Atlántico-Guardalavaca a unos 62 kilómetros de su aeropuerto internacional. Mirelys y compañía se trasladaron en taxi.

“En realidad la primera vez que fui estuve solo una noche pero nos gustó tanto que al siguiente año, en la misma fecha, mi amiga volvió a reservar y estuvimos 3 días.”

Entre los encantos de esta instalación sobresale su cercanía a Bariay, punto de desembarco de Cristóbal Colón, sus playas de arena fina y sus 747 habitaciones de tipo standard, bungalow, tropical y villa.

“Hay servicio de cafetería en las mañanas, bar/cafetería desde las 11 am y luego el servicio de restaurante que es por mesa buffet.”

Mirelys recuerda con agrado, y cierto sobresalto, el día que se fueron mar adentro en un catamarán (barco pequeño), pero se alejaron tanto que no se veía el hotel.

“El guía me preguntaba si queríamos seguir entrando y yo le decía que sí, pero no miraba a mi amiga. Las olas cubrían el catamarán de vez en cuando, al punto de que nos mojaba y si no nos sujetábamos podíamos caer al agua, la velocidad del barco era increíble.”

¿Y qué sucedió?

“Por un momento miré a mi amiga que no hablaba, solo tragaba agua y fue cuando le dije al guía que regresara a la orilla. Cuando llegamos mi amiga me dijo: ‘mijita, por poco regreso a Miami y no en avión precisamente.’”

Guardalavaca
Foto: cortesía de la entrevistada

Estas y otras remembranzas hicieron de la estancia de ellos algo apasionante y agradable. Mirelys recuerda la presentación del ballet acuático con música de Freddy Mercury, su visita a la discoteca donde se ganó una botella de ron Guayabita del Pinar y la tentación de visitar un delfinario cercano.

¿Y con el niño, qué tal las atenciones?
“En la noche yo solicitaba el yogur de las noches del niño y me llevaban a escoger si lo quería de sabores o natural, luego colocaron una minibar en la habitación para que yo tuviera fresco el yogur. Fueron muy atentos con nosotros y con el niño, especial el trato.”

Este testimonio consolida al Club Amigo Atlántico-Guardalavaca entre los lugares más frecuentados por visitantes extranjeros y nacionales, gracias a sus variadas opciones recreativas y de esparcimiento.

Lo mismo puedes disfrutar de su sauna, gimnasio, restaurantes y club nocturno, que bañarte en las aguas cálidas y cristalinas de la playa Guardalavaca, una de las más hermosas de la Isla.

¿Qué recomiendas del sitio?

“Es un lugar ideal para ir con niños pequeños, es muy seguro, tranquilo y con muchas áreas de descanso al aire libre. Es económico y como los trabajadores son holguineros, te sientes bien porque son muy familiares. Así es la gente en el Oriente cubano.”

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.