Pa’llá, Pa’llá!

Foto: Gerry Balding
2 52

- Publicidad -

Producto del profundo sincretismo de las costumbres y tradiciones cubanas, provenientes de los antepasados africanos, españoles y hasta los americanos, han trascendido creencias que aun permanecen en el imaginario de la Isla.

Muchas de ellas rigen el comportamiento de disímiles personas, sin distinguir edad o nivel cultural.  Por si acaso, aquí les dejo 7 supersticiones de la tierra caribeña, para que espanten la mala suerte.

Tocar madera ante la mención u ocurrencia de algo negativo: Esta es una de las creencias más enraizadas. Se dice que tocar tres veces cualquier superficie de madera con el puño cerrado, aleja de la persona el mal al cual se hizo alusión. Ahh, no importa cuan lejos esté el tablón de nosotros, resulta indispensable buscarlo y así quitarse la sal de encima.

Un sillón, NUNCA puede balancearse solo: Según las historias de los más ancianos, dejar este tipo de asiento balancearse sin una persona sentada en él, puede atraer la muerte para el miembro más joven de la casa.

Por ninguna razón debe señalarse en cuerpo propio los padecimientos o enfermedades ajenas: Aquí esta muy claro, hacer lo contrario podría atraer la desgracia en temas de salud, principalmente en la parte indicada por el individuo durante la mención de un evento trágico.

No mirar la luna llena en estado gestación: Los creyentes aconsejan a las mujeres embarazadas no mirar al cielo en noches de luna llena, para evitar que los bebés al nacer no paguen el atrevimiento con un lunar permanente en la cara.

Soltar la mano de tu pareja para pasar por lados diferentes de un poste de eléctrico: Según cuentan historias antiguas, hacerlo era un augurio de separación de los novios, pues el poste dividiría los caminos aquellos enamorados que decidieron separar sus manos para atravesarlo.

Si cae sal el piso…: Ahí te salaste la vida! Lo único que podrá contrarrestar tiempos de mala ventura, es recoger con la punta de los dedos un poquito de la sal derramada y lanzarla hacia atrás por encima del hombro.

No decir NUNCA la fecha de un viaje al exterior: Aunque una de las más actuales, resulta entre las de mayor auge entre los cubanos. Seguramente por eso de “que hay cosas que para que salgan bien han de andar ocultas”. Ciertamente un gran anhelo del cubano resulta conocer mundo, prosperar y ayudar a los suyos. Así que, si se da “el milagrito”, mejor se da en silencio, por si a las malas vistas les da por actuar.

Lo mejor en todos los casos, es protegerse con una tirita roja, vaya como un amuleto de la suerte que aparta los males. Puede parecer otra superstición, pero, ¿quién no tiene una?

- Publicidad -

2 Comments
  1. Me encanta esta gente. Auténticos. Como debe ser, cariñosos,,,nobles, se muestran tal y como son, k viva Cuba!!!!!!!!

  2. Cubanos via Facebook says

    Gracias por tan lindo comentario.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.