Lo que sufrimos los cubanos al salir de la isla

1
581
Foto: Cubanos Gurú

Los cubanos sufrimos cuando salimos de nuestro país. Cada vez que un cubano se ve en un aeropuerto internacional se activan en su cerebro una serie de mecanismos psicológicos que lo acompañarán durante toda su estancia fuera del país. Nada tiene que ver con causas externas, los condicionamientos mentales de un cubano siempre van a estar ahí. Incluso, aunque crea que ya los ha superado.

Primero, nos invade aquello de que nadie se entere “para que se dé”. Los miedos se convierten en una poderosa superstición que le atribuye al silencio la calidad de amuleto protector contra cualquier cosa que pueda impedir el tan anhelado viaje.

Luego viene la fase que tiene que ver con el dinero que nos llevamos. Para cualquier viajero es muy común. Al cubano le sobreviene la molesta y complicada situación de tener que cambiar todo el dinero a TRES monedas: peso cubano, CUC, dólares. Los que han viajado saben de lo que hablo. Una verdadera tortura.

entrada y salida de dinero a Cuba
Foto: JasaStyle/shutterstock.com

Cuando finalmente estás en el aeropuerto, te acosan sentimientos de culpa, y empiezas a pensar que “algo va a pasar a última hora” o “voy a tener problemas en los documentos”. Este sentimiento a veces dura tanto, que incluso cuando ya sales del aeropuerto de destino, todavía pensamos que alguien nos puede parar y es muy común que miremos para atrás varias veces.

Cuba modernizó aeropuertos
Foto: Fotos593 / Shutterstock.com

Al fin… las tiendas, … estamos tan acostumbrados al maltrato en los servicios en Cuba, que ante tanta amabilidad nos sentimos mal. Una vez me pasó en una tienda, que al notar como, a donde quiera que me movía tenía detrás a la dependiente, me viré y le dije: ¿Usted piensa que me voy a robar algo…? Nunca olvidaré la cara de aquella muchacha. Algún día, con más tiempo, iré por allá a explicarle… porque realmente se necesita mucho tiempo para que alguien entienda por qué los cubanos nos comportamos así en ocasiones.

Estas son algunas de las penas de los cubanos que emigramos. Lo más duro es que todo lo que haces, todo lo que disfrutas, también todo lo que sufres y te privas, lo haces pensando en Cuba, en la familia, en las personas que dejaste atrás. “Si pudieran comer esto, ver aquello, compartir conmigo este momento…”. La presencia constante en la cabeza de las personas que quieres y no pueden acompañarte, hacen que cualquier felicidad sea incompleta.

Y si duele un poco menos es porque sabes que tu viaje nunca fue para ti solo. Nunca. Fue por placer. Es un asunto económico, estratégico; una especie de tabla de salvación con gran incidencia en su futuro y en el de todos los que ama.








Cargando…

1 COMENTARIO

  1. Concordo com o que se diz sobre os medos do Cubano, que sai de Cuba … pero há mais !O Cubano que deixa Cuba, deixa de ter Segurança, Medicina e contacto gratis com a Cultura, e isso lhe dá muito medo, porque a realidade fora de Cuba ´
    não é o que pensava, quando residia na sua Terra !

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here