La leyenda de Victoriana Hurtado

0 104

- Publicidad -

Victoriana era la hija única de la familia pudiente Hurtado, una de las más poderosas de la región. Nació en el año de 1833 y su historia de vida estuvo marcada por el interés, la codicia y el engaño, que rodeaban a la casta de donde provenía.

Cuando estuvo en edad se casó con un joven de condiciones económicas similares a las de ella, además era conocido de sus padres. Tuvo tres hijos en este matrimonio. Cuando murieron sus padres, Victoriana pasó a ser la única heredera de la fortuna y todo comenzó a cambiar. El esposo despilfarraba el dinero en vicios y lujurias y sus hijos esperaban con ansias que ella muriera para quedarse con todos los bienes.

Pero como la vida da muchas vueltas, el esposo murió primero a causa de sus placeres. Paralelo a esto ella se iba enfermando, con un padecimiento muy raro para la época, que hoy se conoce como Catalepsia (trastorno repentino en el sistema nervioso, caracterizado por la pérdida momentánea de la movilidad, ya sea de manera voluntaria e involuntaria y de la sensibilidad del cuerpo).

Cada vez que a Victoriana tenía los ataques, los hijos se alegraban porque pensaban que se cumpliría su deseo de heredar toda la riqueza de su madre; pero ella siempre despertaba. Un día cuando sufrió uno de sus ataques, sus hijos no dudaron en enterrarla, y lo hicieron mientras estaba viva.

Como prueba del hecho, cuando el vigilante del cementerio se asustó cuando escuchó los gritos y golpes que provenían de la tumba. Cuando llegó al lugar de donde provenían los ruidos, de la tumba de Victoriana salía una mano ensangrentada del féretro.

Cuenta la leyenda, que como castigo, sus hijos Octavio, Alejandro y Javier, murieron muy jóvenes y en extrema pobreza, pues su madre dejó su fortuna a las obras de caridad, como castigo al comportamiento de sus vástagos.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.