La leyenda del Aura Blanca de Camagüey

Foto: Miguel Discart
0 64

- Publicidad -

Camagüey como unas de las provincias cubanas más cargadas de historia y tradición, también lleva consigo mitos y leyendas muy particulares. Entre ellos la del Aura Blanca.

Cuentan que en mayo de 1860 un ave blanca emergió entre una bandada de auras que surcaban el cielo sobre el hospital de San Lázaro. Al mes siguiente, el ejemplar sería expuesto en la Casa de Gobierno.

De ahí surgió una leyenda que inmortalizara Gertrudis Gómez de Avellaneda. El Padre Valencia, amado por el pueblo: brindaba servicios, mediaba en disputas y aconsejaba. Construyó un hospital y este pasaba por malos momentos económicos y sus pacientes estaban llenos de carencias. Era una especie de benefactor natural, y con su muerte el período de escasez empeoró.

Se dice que las auras rondaban el huerto del sanatorio a la espera de cuerpos putrefactos de desgraciados enfermos. Así como por sorpresa apareció un ave de la misma especie pero con inusual color blanco, albina, le diría si fuera de raza humana.

La peculiar carroñera se dejó atrapar fácilmente, casi como una mascota. Al día siguiente todo Puerto Príncipe comentaba que el alma del Padre Valencia, tantas veces invocada por los enfermos había hecho presencia a través del animal.

El revuelo fue tan grande que se hizo una exhibición pública de aquella ave con precio de entrada y toda la parafernalia de un acontecimiento especial. Lo recaudado se destinó a suplir las necesidades del sanatorio.

Luego se paseó por el país entero con el mismo propósito, fue rifada y vendida, hasta parar en el zoológico personal del naturalista matancero Don Francisco Ximeno. Allí, en la Atenas de Cuba murió y tornó su historia en mito y en leyenda.

Actualmente yace en el Museo Provincial de Matanzas, en el Palacio de Junco. Este ejemplar albino es uno de los exponentes más antiguos y raros de Cuba. Su mera figura va cargada del misticismo y espiritualidad de quienes ven un simple hecho, la verde esperanza. Surgida de un acontecimiento real, el mito se ha trasmitido de generación en generación y hoy sobrevuela el imaginario de dos ciudades.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.