Joven herido en las Parrandas de Remedios cuenta su experiencia: “Sentí que la muerte me llamaba”

0 11

- Publicidad -

Guillermo Enrique del Río Ruiz, conocido por sus familiares y amigos como Güirito, fue uno de los que resultó herido durante las explosiones en las Parrandas de Remedios el pasado 24 de diciembre. El joven de solo 15 años pidió permiso a sus padres para ver los fuegos artificiales, pero se acercó más de la cuenta.

Todavía se recupera de las heridas a causa de las quemaduras, aunque fue dado de alta, sus piernas y su cuello continúan vendados, pero aceptó contar su historia al diario Juventud Rebelde.

View this post on Instagram

The best secret Carnaval in Cuba

A post shared by Liberman Communications (@libermanpr) on

“En realidad fui hasta la plaza donde se descarga el fuego de San Salvador para ayudar en el llenado de tableros. Allí nadie te pide identificación… Luego traté de acceder al área de disparo en el parque, pero no me dejaban pasar. Les dije que yo era mayor de edad y como soy bastante alto, me creyeron. Allí dentro había más menores a pesar de que los artilleros y el jefe de fuego del barrio los intentaban sacar”, contó el menor.

Dice que cuando se percató de la cantidad de voladores que había en el lugar intentó marcharse, pero le fue imposible por la cantidad de personas que estaban en la zona.

“Vi entonces que colocaron unos sacos de nailon llenos de voladores en la misma acera de la Sociedad La Tertulia. Me di cuenta de que era un peligro y aunque intenté salir por la puerta, ya me resultaba imposible a causa de la muchedumbre que la bloqueaba. Quedé atrapado y recibí el impacto de las explosiones posteriores”.

En ese momento no se percató de lo sucedía solo atinó a ver que se estaba quemando. “Mis tenis fueron destrozados y las piernas incendiadas. La onda expansiva me tumbó al suelo y varios artilleros que salieron huyendo me pasaron por encima. Sentí una bota puesta sobre mi nuca, solo un hombre se detuvo para alzarme y dijo sacudiendo mi cuerpo: “Arriba caballo, que tú te tienes que salvar”, recuerda.

Cuando vio la cantidad de personas heridas trató de pedir ayuda, pero la mayoría se encontraban en estado de shock como él, hasta que un muchacho en moto lo llevó al hospital de Remedios.

Su madre que había intuido lo sucedido salió corriendo para el hospital, aunque le dio mucho trabajo encontrarlo al final lo hizo.

View this post on Instagram

Las Parrandas #remedios #cuba 🇨🇺

A post shared by Christel Zambon (@chriszamb) on

“Mamá, aquí estoy, me gritó él desde un rincón. En ese momento la vida me cambió y tuve que endurecerme. Nunca pensé que debía enfrentarme a mi peor pesadilla, a eso que siempre temí, las quemaduras de voladores”, dice Margarita.

En ese momento llegó lo peor, fueron muchos días en el Hospital Infantil de Santa Clara con pronóstico reservado. Los padres y los doctores no se separaban de su lado temiendo lo peor.

Posted by Yomani Hernandez Alcántara on Sunday, December 24, 2017

Pero el niño fue fuerte y sobrevivió, aunque su madre dice que nunca olvidará las palabras que le dijo cuando le contó lo sucedido: “mamá sentía que la muerte me llamaba”.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.