Historia Mayra y Ariel: Inventando recuerdos

Foto: Josef Willems
2 35

- Publicidad -

Ariel se fue de Cuba después de mucho tiempo buscando la vía. Hizo las maletas de las ilusiones, guardó deseos, esperanzas, proyectos y fotos de aquel pequeño de 18 meses que heredó de él la nariz y los enormes ojos verdes, trozos de papel con el rostro de su esposa Mayra mirándolo como lo más importante del mundo.

Al llegar se dio cuenta de que las cosas no eran tan parecidas a las historias de sus conocidos de visita en la Isla. Llevar con él a su familia tardaría más de lo esperado y la soledad era tan abrumadora…el diminuto espacio donde vivía se hacía inmenso.

Mayra comenzó a coexistir solo con letras y una que otra llamada de su compañero en la vida. Inició la etapa de añoranza y recuerdos. Recuerdos de cuando era feliz y tenía a los suyos del mismo lado del mar.

También se vio obligada a inventarlos para aliviar las faltas de un niño que luego de tres años solo conocía a su papá a través de fotografías digitales. No había abrazos, besos o palabras de consuelo, solo estaban los juguetes lindos y el vacío de no saber con exactitud de quién provenían.

Con el paso del tiempo las memorias se volvieron borrosas hasta para Mayra. Tantos meses en la lejanía física también alejó a Ariel mentalmente. No por maldad o falta de amor, lo necesitaba para poder sobrevivir lejos y ya no tan solo. Tres vidas cambiaron para siempre.

Tocó seguir inventando recuerdos que nunca existieron, fabricar historias y momentos, construir un padre ausente, justificar, querer más. Tocó crear un mundo para un hijo. Pese a las llamadas, mensajes y regalos las remembranzas faltaban. En eso quedaron.

Salir de Cuba y dejar todo atrás tiene muchas caras, no todas bonitas ni alegres. Ganas en muchos aspectos y pierdes también. Ariel perdió momentos únicos en la vida su hijo, Mayra perdió compañía, amor y el niño perdió recuerdos que jamás podrá encontrar. Instantes irreemplazables que su madre se vio obligada a inventar. Ahora solo queda construir recuerdos nuevos.

- Publicidad -

2 Comments
  1. Elisa Salas via Facebook says

    Muy bonita historia y triste ala vez.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.