7 formas de asustar a los niños en Cuba

Foto: lazyllama / Shutterstock.com
0 60

- Publicidad -

Puede que los niños de todas partes del mundo sean traviesos, pero los niños cubanos son fieras. Por lo rápido que captan todo, se vuelven bien malditos desde temprano.

A lo que los padres cubanos tienen que responder con altas dosis de paciencia, creatividad y bueno de vez en cuando tienen que recurrir al miedo.

Es por ello que varios personajes ficticios y reales se han colado en la tradición educativa de los hogares en la isla.

Cubanos Gurú les presenta esta lista de sustos que emplean los padres en Cuba para lidiar con el día a día de los pequeños.

El coco: un personaje muy presente en cada casa cubana, no tiene una forma definida, en mi caso desde pequeña lo relacioné con un lobo, supongo que cada niño lo interpreta con algo que lo asuste.

El hombre del saco: este terrorífico personaje es otro de los muy empleados para aterrorizar a los niños desde pequeños, cuando literalmente tienes loco a tus padres te amenazan con que este hombre te va a llevar en su saco.

El doctor te va a inyectar: como hija de una pediatra, se cuánto se emplea esta frase y cuan efectiva puede ser cuando un niño se está portando mal o por ejemplo cuando no se deja reconocer por el médico. Enseguida se quedan quietos cuando sacas la jeringuilla.

No vas a salir a jugar hasta que no termines la tarea: típica amenaza para cuando ven que no avanzas en la tarea o ni siquiera has empezado.  Realmente motiva mucho aunque por las claras sea chantaje.

El perro se va comer tu comida: funciona bien con los pequeños, sobre todo porque siempre hay algún perro dispuesto a consumar la amenaza.

La bruja de la escoba: otro típico personaje utilizado por los padres para que los niños entren en caja, basado en la mala fama que tienen las brujas en los dibujos animados. Suele funcionar hasta que tu papá le dice un día a tu abuela materna delante de ti, mientras barre la casa: eh suegra, ¿no arranca?

Te voy a meter un chancletazo: el instrumento del terror de las madres cubanas, hasta los perros ven una chancleta y se esconden debajo de la cama. Normalmente solo se queda en amenaza, pero si no haces caso, reza porque no sea una chancleta de las plásticas.

Y así es como los padres cubanos enfrentan a sus hijos, que pueden ser ciclones más devastadores que los de la vida real.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.