Dos leyendas cubanas sobre plantas

Shutterstock.com
0 26

- Publicidad -

Desde la antigüedad cada planta ha sido asociada con una leyenda; han sido muchas las historias desde entonces, relacionadas con dioses, religiones, países, culturas y creencias populares.

Te contamos dos de estas leyendas que merecen ser recordadas cada vez que miramos a las plantas de las que surgen. Las dos plantas sobre las cuales estaremos contando sus leyendas son: la conocida Flor de Mayo, y El Girasol.

La flor de mayo o Plumeria

Se cuenta que un indígena, casado, pero sin hijos; dedicaba gran parte de su tiempo a observar las estrellas de la Cruz del Sur. En las noches de mayo, este hombre les pedía a los dioses que le permitieran tener una hija tan hermosa como las estrellas que miraba. Un día los dioses le concedieron su deseo y su esposa dio a luz una hija tan bella como mismo la deseaba, pero la niña no era del todo perfecta, nació muy enfermiza. Y murió al poco tiempo. En el lugar donde fue enterrada al año siguiente, en el mes de mayo, nació una flor. La Flor de Mayo.

Shutterstock.com

El Girasol

A orillas de un río, existían dos tribus, una a cada lado. Los caciques de estas tribus eran Pirayú y Mandió, y eran muy buenos amigos. Un día Mandió quiso unir aún más las tribus y le pidió a Pirayú que lo dejara casarse con su hija.

Pirayú le respondió que esto era imposible, porque su hija le había prometido su vida al Dios Sol, y todos los días no hacía más que pasar horas mirando el Sol. Mandió se molestó mucho con lo que le contó su amigo y lleno de rabia quiso vengarse por el desprecio de la hija de Pirayú.

Un día que la hija de Pirayú se encontraba navegando, observando el Sol; vio desde lejos que su aldea ardía en fuego. Cuando llegó hasta la orilla se encontró todo devastado, y allí se encontraba Mandió, quién le dijo que su única salvación era pedirle que todo acabara a su Dios Sol. Pirayú no dudó en pedir al Dios Sol que salvara a su aldea; y entonces los rayos de sol cubrieron a Mandió haciéndolo desaparecer y salvando su aldea. En el lugar que desapareció Mandió brotó una planta con flores grandes y amarillas que siempre siguen la dirección del sol, el girasol.

Shutterstock.com

Cuando observes en Cuba, cualquiera de estas plantas, ya sabrás de donde se originó su nombre.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.