Consejos útiles para tu receta cubana de congrí

Foto: inewsfoto/shutterstock.com
0 75

- Publicidad -

El arroz congrí es por excelencia el más famoso plato de la cocina tradicional cubana, no por gusto es uno de los más frecuentes en las mesas de la isla y el insustituible en la cena de fin de año.

También es una excelente manera de aprovechar ese poco de frijoles colorados o negros que nos sobró de alguna comida.

Recetas de arroz congrí existen miles, todo dependerá de la región donde se elabore y el estilo del cocinero. En la parte oriental de Cuba, específicamente en Santiago, se confecciona de una manera totalmente diferente a la de La Habana, por ejemplo.

Cubanos Gurú intentó recopilar variados consejos sobre esta mítica receta cubana, para que puedas aplicarlos a tu manera.

1-Cuando termines de cocinar el arroz, corta en ruedas una naranja agria y coloca esas ruedas sobre el arroz acabado de cocinar. Tápalo y déjalo así por unos 10 o 15 minutos antes de servirlo. Esto le dará un toque y un sabor exquisito.

2-Hay algunas personas que luego de retirar del fuego el arroz y servirlo, le agregan un chorro de aceite de oliva, queda sabroso.

3-Al momento de servir, sofreír empellas de puerco en dos cucharadas de manteca hasta que se doren, incorporar  ajos machacados hasta que también se doren un poquito y verterlo todo sobre el congrí. Uno de los trucos más empleados.

4-Otro de los consejos básicos es lavar los frijoles y remojarlos en agua con un ají desde la noche anterior. También hay quien recomienda cocinarlos en la misma agua del remojo hasta que se ablanden.

5- Para que el arroz no se pegue al fondo de la cazuela y evitar que se haga raspas, hay que irlo removiendo con una cuchara de madera, no de manera constante pero si a cada rato.

6- El bacón y la cebolla sofreídos son la combinación perfecta para el toque final.  O hay quien tan solo  vierte parte de la grasa del bacón encima.

7- La hoja de laurel es el ingrediente infaltable en un congrí cubano, pero se debe recordar eliminar la hoja al momento de servir, pues si se mastica puede tener un sabor amargo.

8- La cantidad de agua a emplear suele ser un dolor de cabeza para muchos. Hay quien no necesita medir la cantidad de líquido y lo hacen por instinto, pero de forma general se usa la misma proporción de agua y arroz. A veces puede que se necesite un poquito más de agua. No es siempre, pero si  el grano está muy duro y el agua ya ha secado, se le puede agregar un poco más.

Por último un consejo excelente, si no se desea emplear más líquido, es poner una o dos hojas de papel por encima de la cazuela en dependencia del tamaño de esta, en unos minutos ocurre el milagro y el grano se ablanda.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.