Cinco «divorcios» en la música cubana (I)

0
8416
divorcios en la música cubana
Collage: Cubanos Gurú

- Publicidad -

En marzo de 2016, un periodista de la cadena Univision, hacía preguntas al cantautor cubano Pablo Milanés y este se encargó de responderlas todas, menos una: la referida a su relación con Silvio Rodríguez.

“¿Qué pregunta usted detesta que le hagan? ¿Qué pregunta prefiere no responder?”, le dijo Tony Dandrades.

“No tengo prejuicios por ninguna pregunta. Me podrías hacer cualquiera”, contestó en autor de Yolanda.

Pero, instantes después, rehusó a hablar sobre Silvio Rodríguez, alegando que es “un asunto del cual yo no hablo. Un asunto que sepulté y del cual no hablo jamás. Jamás pienso en eso, jamás pasa por mi mente.”

La historia tiene matices de misterio y muchos cubanos se preguntan qué hay detrás de esa decisión. Pero lo cierto es que dos trovadores que, en algún momento, se trataron como hermanos hayan dejado de cantar juntos en plazas y teatros de Cuba y el mundo.

Este no es el único caso. Cubanos Gurú, sin ánimo de recordar fechas y cronologías, relaciona algunos más:

Jacob Forever y Alexander: “fue algo que pasó de momento. No queríamos llegar a esa decisión, pero por cosas de la vida dimos ese paso.”, así declaró Jacob Forever a una entrevistadora a propósito de su salida de Gente de Zona, popular y multipremiado proyecto de música urbana.

Juan Formell y Elio Revé: Juanito, bajista y compositor, pertenecía a la orquesta de Elio Revé y un buen día se fue de esa agrupación. En 1969 fundó Van Van, “el tren de la música cubana.”

Pedro Calvo y Van Van: el cantante del sombrero y el bigote abundante, por muchos considerado la voz líder de Van Van, se separó de la orquesta de Juan Formell para hacer su proyecto en solitario. De ahí fundó La Justicia y La Nueva Justicia, pero no tuvo tanto éxito como en aquella agrupación. Cuando le preguntaron dijo: “Porque ya era el tiempo de no estar. Hay buenos matrimonios que se separan. Yo quería hacer cosas mías y no me ha ido mal.” Pasó 27 años en Van Van.

Adalberto Alvarez y Son 14: el compositor camagüeyano decidió salirse de la agrupación Son 14 y fundar su propia orquesta. Así nació “Adalberto y su son”, que le ha traído innumerables éxitos como escritor de canciones que han pegado entre los bailadores de Cuba y el mundo.

Silvio y Pablo: dos representantes del movimiento de la Nueva Trova en Cuba. Grabaron varias canciones y compartieron escenario dentro y fuera de Cuba. Su separación en la música es un tema pendiente para las generaciones de “pablistas” y “silvistas” de todo el mundo. Pablo dice que “es posible que una vez más Silvio llore, se arrepienta y pida el perdón que jamás le voy a conceder; más aún cuando ha tenido el impudor de hacer público su viejo rencor y que ha llegado a comprometer mi dignidad y mi militancia revolucionaria.”

Hasta aquí esta primera relación de algunas separaciones muy sonadas en la música cubana. Hay muchísimas más que nos encargaremos de mencionar en próximos artículos, como demostración de la diversidad, variedad y sobre todo, de la necesidad de emprender proyectos en solitario y construir el propio camino.

- Publicidad -

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.