El Benny mexi-cubano y el ídolo latino

Foto: Cubanos Gurú
0 54

- Publicidad -

Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez (Benny Moré), representa a la música cubana de una manera muy especial. Constituye la prueba fidedigna de que la música corre por nuestras venas aun sin estudiarla, que nos domina y hace de nosotros seres dotados de la capacidad de entretener a personas de todo el mundo.

Con una capacidad connatural para la interpretación y la composición, El Bárbaro del Ritmo, como también es reconocido, quedó tatuado en la piel de la cultura cubana , y no por gusto hoy después de décadas de su muerte, su música continúa siendo escuchada y reproducida.

♪♫Pero qué bonito y sabroso bailan el mambo las mexicanas, mueven la cintura y los hombros igualito que las cubanas♪♫. Este pequeño fragmento de una de sus canciones ya pone de manifiesto su estrecha relación con la tierra azteca.

El Benny llegaría a México con el Conjunto Matamoros en junio de 1945. Cuentan que en su primera presentación apareció con un overol verde olivo y un pañuelo rojo colgado al cuello, cantando La culebra, de Obdulio Morales.

Como cada vez que se escuchaba su voz, el cienfueguero causó impacto total, aquella presencia escénica y timbre de voz único le valieron para ganarse al país entero y más allá. Tenía la capacidad de crear un espectáculo él solo, animar al público producir euforia en la gente.

Gracias a eso se hizo habitual en la vida de los mexicanos, aún con escasos recursos y solo, sus melodías se imponían. Gracias a Pancho Aguirre, dueño del cabaret La Rosa; el actor de cine Antonio Badú, y el cubano Clemente Piquero (Chicho), bongosero de la afamada orquesta del notable pianista, compositor y arreglista mexicano José Sabre Marroquín, El Benny logró abrirse espacio en aquella nación.

Más tarde formaría el dúo Fantasma junto al cantante azteca Lalo Montané. A partir de ahí el dueto adquirió tanta demanda que debía doblar función en centros nocturnos y también hicieron grabaciones. Estas producciones tuvieron mucho éxito de ventas y aceptación del público. Tanto que Mariano Rivera Conde director de la disquera RCA, le hizo firmar un contrato de exclusividad.

El Benny conquistó el alma de los mexicanos, los cubanos y los hispanohablantes de una manera que solo sabe el que ha escuchado su música. México le dio la posibilidad de crecer, de ganarse el afecto de todos.

Su rostro también se robó la pantalla en varios filmes como “Carita de cielo”, “Ventarrón”, “Quinto Patio”, “El derecho de nacer”, “Novia a la medida” y “Fuego en la carne”.

Por eso cuando puse en el título El Benny mexi-cubano, no me refería a su nacionalidad, sino a lo que ese país hizo con él, allí donde su figura se convirtió en una simbiosis de Cuba, México y América Latina, en una sola cosa que podríamos llamar música universal.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.