Mi alma divida entre Cuba y Ecuador

Foto: lezumbalaberenjena
0 36

- Publicidad -

En dos mitades está dividida mi alma. La una gravita desafiando a la nostalgia y al gorrión en un rinconcito del oriente cubano, rodeada de amores interminables y de los afectos de mis padres, segura de que el calor de ellos no la dejarán sentirse sola jamás.

La otra intenta no llorar más de lo permisible en un cálido-frío sitio de Quito. A veces se siente sola y tiembla de pavor, otras ríe con la esperanza de abrazar pronto y fuerte a su contraparte para no dejarla escapar.

A pesar de la distancia y sobreponiéndose a todo cuanto pueda interponerse entre ellas, unos días en las noches, después de las 9, cuando la conexión lo permite, el IMO (programa de video llamadas usado en Cuba para comunicarse con las personas queridas que están fuera de la Isla) las acerca. Una hora, o pocos menos, basta para cargar las pilas, llenarse de fuerzas y seguir la batalla por el reencuentro.

A veces no entiendo cómo a algunos (que son minoría) les resulta tan fácil marcharse de Cuba con el alma intacta. Cómo se las arreglan para no deshacerse en pequeños trozos de dolor que te obligan a crecerte como ser humano y, a veces, te hacen sentir tonto y mal agradecido.

Tampoco comprendo qué estrategias se diseñan para sobrevivir al momento en que ambas mitades se unen y tienen que volver a separarse, no sé cuánto exigirá de mí ese momento, no sé de dónde sacaré fuerzas para dejar nuevamente atrás lo que forma parte innegable de mí.

En Las Tunas, Cuba, un pedazo de vida. Mi génesis y mi historia, mis padres, mis escuelas, mis caídas y primeros rasguños, mis pelotas de medias, mis tacitas para café de papel y mi primer fogón plástico.

En Quito, Ecuador, mis primera Coca Cola, el Teleférico y La mitad del Mundo, el cine en 3D y las palomitas … el desarrollo.

Así está mi alma…luchando para ser lo que un día fue…queriendo ser solo una nuevamente.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.