7 cosas que los cubanos gustan hacer en verano

Foto: José González
0 85

- Publicidad -

Cuba es un eterno verano, pero obviamente tiene meses en los que este se hace más patente. Julio y agosto constituyen la temporada más calurosa del año en la Isla, y coincide con las vacaciones para estudiantes y algunos trabajadores.

Durante este período el cubano cambia su rutina diaria de asistencia a clases o al centro laboral por un sinfín de actividades de esparcimiento y sana manera de pasar el tiempo.

Entre las principales atracciones está la playa. Lo más común es reunir a un “piquete” (grupo de amigos) y planificar un viaje relámpago a uno de nuestros maravillosos balnearios, para pasar un día de relajación a base de sol y mar. Claro, aquí se incluyen las bebidas, meriendas y comida ligerita con el objetivo de disminuir gastos en la playa y también para evitar llevar mucho dinero.

Dentro de la categoría agua, se encuentran además los ríos, piscinas, lagunas y presas, sobre todo al interior del país y en los campos. En esta época del año llueven los chapuzones acompañados de botellas de ron y excitantes anécdotas.

Por otro lado aparecen las atracciones de ciudad. Me refiero a los encuentros improvisados en parques, el cine, Coppellia, funciones teatrales, exposiciones, y todas las expresiones artísticas. El cubano a pesar de ser medio alocado y alegre, también gusta de actividades de enriquecimiento cultural.

Parte importante de la etapa vacacional resulta la asistencia a conciertos al aire libre de artistas nacionales. El antillano disfruta incansablemente de la música, el baile y el éxtasis colectivo que significan las dos o tres horas disfrutando de Los Van Van, Pablo FG, Los 4, La Charanga Habanera, Tania Pantoja o Laritza Bacallao, entre una gran variedad de buenos artistas de factura cubana.

Pero la parranda no termina ahí, luego de la buena música, le sigue la sobremesa en el malecón, las plazas o en cualquier parque. A parte de relajar tensiones y las piernas después de mover el esqueleto, aprovechan la brisa marina y el ambiente para enamorar y pasar ratos en pareja. Simplemente otro modo de reunirse a “descargar” (compartir en confianza).

Y por último quedan los tradicionales carnavales. En todas las provincias no se celebran al mismo tiempo, pero por lo menos en la capital cubana y en Santa Clara coinciden con los meses de verano. Las calles se llenan de disfraces, colorido, y comparsas al ritmo de conga. Arrollar detrás de los bailarines como si formáramos parte de la coreografía es una costumbre que no pasa de moda. Otra manera de divertirnos de lo lindo en las vacaciones. Por supuesto se me quedaron por mencionar muchísimas, pero estas son las más comunes.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.