5 supersticiones cubanas (IV)

Foto: Indi and Rani Soemardjan
0 75

- Publicidad -

Ya lo dijimos anteriormente en algún artículo: el inventario de supersticiones cubanas no termina y volvemos a la carga con un nuevo post sobre el tema.

Muchos lectores, motivados por su experiencia familiar y por lo que han escuchado, se han comunicado con la redacción de Cubanos Gurú y han colaborado para la confección de estos materiales.

La superstición es algo que caracteriza a casi todos los nacidos en la Isla. Al cubano Félix Varela le preocupaba la educación de las personas en una “equilibrada religiosidad”, despojada de las supersticiones y ambiguas devociones que primaban en muchos ambientes populares.

Pero este fenómeno sigue ahí y en algunos con mucha fuerza. Todo el mundo quiere poner las cosas a su favor y no tener que sufrir las consecuencias.

De eso se trata, y prueba de ello es la relación que ofrecemos en la siguiente lista:

1.- Orzuelo: se cree que si le niegas algo a una embarazada, relacionado con el comer, te saldrá este tipo de acceso, una especie de abultamiento que se forma en el párpado de tus ojos. Casi nadie se atreve a dar este paso.

2.- Chipojo: si tocas un lagartijo o un caguayo, conocido en Cuba como “chipojo”, entonces te da fiebre. Debes abstenerte de cualquier roce con el animalito, so pena de sufrir algún calentamiento inesperado.

3.- Ron al piso: es muy común que cualquier cubano, al abrir una botella de ron, lo primero que haga es echar unas gotas en un rincón de la casa o en la tierra. Saludar a los santos y que estos te bendigan es el objetivo del ritual. El poeta cubano Waldo Leyva dice, sin embargo, que este gesto es un saludo a los muertos o los que ya no están.

4.- Ver la novia vestida: es motivo de mala suerte ver a la novia con el vestido de bodas antes de casarse. Lo usual es que el novio la espera en la ceremonia pero no se atreva a intervenir en el laaaargooo proceso del maquillaje y los ropajes previos al casorio. Es una superstición universal, los cubanos se han apropiado de ella.

5.- Oído, teta y nalga: si sientes un picor insistente en cualquiera de estas tres partes del cuerpo entonces estamos en presencia de ciertas “señales”: están hablando mal de ti y varias personas; y en los dos casos siguientes alguien se quiere acostar contigo o lo está “haciendo” él solito.

Hasta aquí la cuarta parte de este tema que proseguirá más adelante, como reafirmación de que el cubano es un pueblo profundamente supersticioso.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.