5 costumbres cubanas que cambian cuando vives en Quito

Foto: Ecuadorpostales/shutterstock.com
0 49

- Publicidad -

Cuando vas a vivir a una nación diferente siempre existen costumbres y comportamientos que debes cambiar para adaptarte al nuevo sistema de vida y a las personas a tu alrededor.

En el caso de los cubanos resulta mucho más difícil, porque tenemos tradiciones muy arraigadas y además nos empeñamos en integrarlas a la sociedad donde nos toque vivir. No pretendemos cambiar nosotros, sino nuestro ambiente. Pero igual hay cosas que debemos moderar y Cubanos Gurú les deja algunas.

El aguacate: Aunque en el país andino existen variedades de aguacate, ninguno con el mismo sabor y consistencia del cubano. Así que aquella obsesión por el mismo y la combinación de este con el congrí pierde un poco la gracia, se hace más moderada.

La sopa: “Dicen que los guapos no toman sopa”, al menos es parte de los dicharachos de los antillanos. Pero cuando vives en Ecuador este plato se convierte en parte activa de tu vida. En la mayoría de los sitios de comida la sopa consta como primer plato y si está ahí hay que comérselo. Claro, el clima también te lo permite, ya no terminas sudando la gota gorda como en la Isla.

La ropa: Pese a que la tierra andina se puede experimentar un clima variado dependiendo de la zona, si te instalas en la sierra, el cubano debe decirle adiós a los tops, los pantalones cortos y las sandalias. Acostumbrados como estamos al intenso calor de Cuba, nos toca ataviarnos con abrigos y bufandas, que a veces te hacen añorar unos días de calorcito.

cuando vives en Quito
Foto: Sven Schermer / Shutterstock.com

La guagua: Ya nunca “coges la guagua”, ahora “tomas el bus”. Si se te ocurre coger la guagua como en la Isla, las personas te mirarán raro, porque asumen que eres un pedófilo o algo peor. En Ecuador guagua se refiere a niño y para nosotros no es más que el transporte urbano.

La costumbre de abrazar: Entre isleños se mantiene el mismo nivel de socialización, pero cuando te toca relacionarte con nacionales resulta menos efusivo y cariñoso, debes mantener una distancia prudente por lo menos hasta entrar en confianza. Pero nadie llega y te besa sin conocerte.

Entre otras cosas debemos controlar también el tono de voz, la frontalidad y carácter. Las personas no están acostumbradas a tanta espontaneidad y a veces se molestan, pero como el cubano se adapta a todo, salimos bien librados del tema.

 

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.