20 maneras de usar la palabra “pinga” en cubano (+video)

Foto: Dmitry Matrosov / Shutterstock.com
0 285

- Publicidad -

Aunque el título para el cubano y tal vez para otras personas pueda parecer ofensivo, la palabra pinga es una de las palabras que más se utiliza en Cuba, pese a que los isleños le han dado diversos significados, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española lo tiene registrado de forma específica.

Pinga: Poca cantidad de algo, percha, por lo común de metro y medio de longitud, que sirve para conducir al hombro toda carga que se puede llevar colgada en las dos extremidades del palo. En el juego y juguete del enchute, varita o eje de madera de unos diez centímetros que debe introducirse en el agujero de la pieza superior, que tiene forma de copa invertida.

Pero incluso las acepciones cubanas aparecen reflejadas, como expresión de cuanto se han popularizado en nuestra tierra y los variados significados que posee (aclaro no se usan en contextos oficiales pues suelen ser vulgares, más bien en los barrios y situaciones cotidianas de la vida).

El primero va referido al órgano reproductor masculino, y según el tono se podrían hasta imaginar “las dimensiones del mismo”.

En una bronca o fajazón es lo primero que se reparte: “Pinga pa’ to’ el mundo”, como pitando regado para que nadie quede fuera de la guapería.

Se solicita: “Manda pinga”. Generalmente se manda a buscar cuando algo no sale bien, o los planes se caen.

Puede ser un lamento: “Ay pinga”. Su uso se resume a quejarse de alguna cosa o situación personal.

Indica estados de ánimo: “Me siento de pinga”, o sea mal.

Para caracterizar a alguien: “Mengano es de pinga”, que es ruin, mala persona.

Indica escasez: “No hay ni pinga”, falta algo o todo.

Para decir que algo está bueno o malo: “está de pinga”, sirve para los dos, pero depende del tono y la gesticulación.

Indica obstinación, aburrimiento: “Esto es pingustiante” como que la cosas está mala, pesada, cansona.

Para que te vayas lejos, te mandan para su domicilio declarado: “vete pa’ casa de la pinga”. Cuando no soportas alguien o no quieres seguir discutiendo con una persona.

Cuando estás hablando boberías: “Estás hablando pinga”. Se dice de la persona que tiende a dar demasiada muela, inventa cuentos, dice mentiras o habla cosas incoherentes.

Expresa voluntad: “Me sale de la pinga”, para definir que lo haces porque te da la gana.

Indica valentía: “Fulanito es un pingú”, tiene hombría para enfrentar las cosas.

Denota enojo: “Estoy empinga’o”. En este caso también puede significar que algo está en extremo bueno,” andaba con una pinta empingada”·

Es un grito hostil que da inicio a la pelea: “¿Qué pinga es?”, supongo que la del que hace el grito.

Es un aumentativo: “Es feo con pinga”, para decir que la fealdad es incalculable.

Si te cogieron con las manos en la masa: “Le partieron la pinga”.

Cuando alguien es un idiota creído: “Eres un comepinga”.

Se reafirma; “Repinga”, por lo general cuando chocas con un mueble o algo no sale como esperabas (significa el doble).

Para alejar a los chismosos y salir de preguntas incómodas: “¿Qué pinga te importa?”.

De seguro hay muchos otros usos que se me quedaron, sobre todo en el aspecto sexual donde las frases con este “término” llueven. Lo cierto es que estas cinco letras unidas encierran disimiles significados en el lenguaje coloquial y el vulgar del cubano. Por si acaso cuando vayas a Cuba o converses con un cubano ten cuidado al utilizarla, porque con tantas acepciones quien sabe que puedan interpretar.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.