10 formas de decir «loco» en cubano

Foto: Andrzej Kubik / Shutterstock.com
0 130

- Publicidad -

En Cuba nos sobran ejemplares de esas personas que son capaces de hacer todo, no le teman a nada, lo mismo se tiran de un puente para el río, que toman decisiones apresuradas sin medir consecuencias, “locos” como  solemos llamarlos.

Y esta denominación para nada tiene que ver con problemas mentales, sino con la personalidad desenfadada, kamikaze y festiva de este tipo de gente.

El cubano ha encontrado muchísimas maneras de hacer referencia a estas personas con diferentes palabras. Cubanos Gurú les deja algunos ejemplos.

Quema’o: Se utiliza generalmente para personas que no las piensan para hacer las cosas, o son brillantes en una materia o tema específico. Ejemplo: “Fulano es un quema’o se llevó la roja en el semáforo”, o “Menganito está quema’o en matemática”.

Tosta’o: Guarda mucho parecido con la anterior, y en este caso hace alusión a que tus circuitos están defectuoso y haces cosas locas. Ej. “Pipo estás tosta’o, nadie te va a seguir la corriente en eso”.

Fundío o fundicheli: Aquí los cubanos se refieren a una locura extrema (no como patología, aclaro). Apelativo de individuos con comportamientos arrebatados y estrambóticos.

Sin cabeza o sin yoki: Las dos frases significan lo mismo. La primera no requiere explicación. En el caso de la segunda proviene de estribillos de canciones de reggaetón. Si la agregamos al dicho sin yoki, sin yaqui y sin pelotica, ya estaremos en presencia de los cubanos más alocados.

Suelto como gabete: O sea sin limitaciones actuando por su cuenta y sin medir consecuencias.

Que le falta un tornillo o tuerca: Esta no lleva demasiadas aclaraciones, le falta algo para estar completamente cuerdo.

Quimba’o: Aunque en ciertas ocasiones puede tener referencias sexuales, la persona “quimbá” para los cubanos es esa que actúa irreflexivamente.

Perdío: Más claro, ni el agua, ya perdió la cabeza.

Bola’o: generalmente se utiliza cuando pierdes los estribos con facilidad.

Tiene los cables cruzados: las conexiones en su cabeza están tan mal que las cosas que hace no tienen sentido más que el propio.

La conclusión es que en Cuba “hay una pila de locos”, gente desinhibida, alegre, bailadora, con comportamientos que bien podrían ser descritos como una patología crónica llamada cubanía.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.