Yoenis Céspedes, la “Potencia” de Campechuela

Foto: Debby Wong / Shutterstock.com
0 81

- Publicidad -

Todo el que lo vio a Yoenis Céspedes en Cuba, sabía que iba a ser de los grandes, si la suerte lo acompañaba. Y digo suerte porque a veces lo que pudo ser nunca fue; pero este granmense tenía todas las herramientas para convertirse en el mejor pelotero de su provincia en décadas.

Y es que «La Potencia», como le dicen al nacido en Campechuela, tuvo una carrera totalmente ascendente en Cuba. Integró el equipo Cuba juvenil en el 2002 y debutó con Granma en la Serie Nacional del 2003 con solo 18 años; ahí fue considerado  para ser el novato del año por su relevante rendimiento.

El resto de su historia en el béisbol de la isla fue arrollador.  En 8 temporadas pegó 136 jonrones y promedió 317, siendo la última (2011-2012) la mejor pues impuso record en «vuelacercas» para una serie cubana con 33, todo esto con solo 25 años.

Vistiendo el traje del Cuba también tiene un interesante palmarés. Como integrante del equipo universitario conquistó un oro, así como también en la Copa Intercontinental de ese mismo año. El año anterior, había logrado la plata en la Copa Mundial de 2009.

Después de su gran temporada de 2011 en Cuba se marcha a los Estados Unidos debutando para los Atléticos de Oakland el 28 de marzo de 2012. Esa primera temporada lograría nada menos que 23 «bambinazos», demostrando que también sonarían sus bates en el mejor béisbol del mundo.

Así que todo quedó listo para el Juego de las Estrellas de 2013, en el cual no participó pero sí fue  seleccionado por el capitán del equipo de la Liga Americana, Robinson Canó, para estar en el Derby de Jonrones.

El cubano no decepcionó al dominicano y se llevó aquella competencia, la cual volvería a ganar al siguiente año, siendo el segundo jugador que logra ganarla dos veces consecutivas en toda la historia; el otro jugador es Ken Griffey Jr.

Después  de su paso por los Tigres de Detroit y los Medias Rojas de Boston llega a donde parece que nunca se irá, a los Mets de Nueva York.

A decir de sus compañeros, el número 52 es un baluarte ofensivo e irradia confianza en los demás cuando está en el line-up. Y según su director, el norteamericano Terry Collins, es el mejor jugador que ha dirigido en su carrera de 10 años en las Grandes Ligas.

Los aficionados lo quieren, lo siguen y lo apoyan a este “toletero” cubano que ya llegó a 100 “cuatroesquinazos” y sigue impresionando en cada estadio donde jonronea.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.