Vampiros en La Habana, siempre a lo cubano

Foto: www.programaibermedia.com
0 74

- Publicidad -

Llama la atención que niños, adolescentes y sobre todo adultos quedaran prendados de la cinta de animados Vampiros en La Habana.

Debe ser por la cantidad de cubanismos, chistes típicos de la Isla y la expresión genuina de nuestro comportamiento diario. Claro, con escenas subiditas de tono, pero todo acorde a la realidad de Cuba en aquellos tiempos pese a narrar una historia de fantasía.

Aun cuando fuera realizada en 1985, todavía capta la atención del público, pues tiene la capacidad de sorprenderte en cada visualización, y hacerte reír a carcajadas repitiendo escenas.

Dirigida por Juan Padrón, tiene en su trama la vida de Pepito, trompetista que sin saberlo es descendiente vampiros, pero no tiene las características de estos seres sobrenaturales porque ingiere dosis sistemáticas de vampisol (bebida que permite la exposición al sol de los vampiros).

Además cuenta sobre dos clanes de vampiros (norteamericanos y europeos) que luchan por obtener esta fórmula secreta ideada por un vampiro cubano, tío de Pepito. Asimismo de forma paralela narra la lucha revolucionaria de los años 30, contra la tiranía de Gerardo Machado, con atisbos de comedia negra.

Pero el largometraje es más que eso, constituye también una reflexión histórica sobre la lucha de grandes potencias, hecha de la manera más jocosa e inteligente posible.

La coproducción entre Cuba, España, y la entonces República Democrática Alemana, tiene entre sus mayores cualidades la mezcla de lo político- social con el cine de ficción. Se aleja de todas los filmes de tema vampírico, primero por ser un animado y luego por desarrollar la trama en un sitio tan poco común para dichos seres sobrenaturales como es el Caribe y específicamente Cuba.

Tiene una segunda entrega titulada “Más vampiros en la Habana” con características similares e igual de entretenida.

En resumen es una película cargada de originalidad, que constituye un ícono en la animación de la región latinoamericana. Con excelente realización, guión y trama. Una combinación congruente de la realidad cubana de la época y el mito de los vampiros. Un cuadro divertidísimo que no te puedes perder.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.