Tras la historia del Daiquirí

Foto: Evgeny Starkov/shutterstock.com
1 104

- Publicidad -

El origen del famoso cóctel cubano Daiquirí tiene varias historias que han quedado resguardadas en el recuerdo popular. Dos versiones del nacimiento de la bebida han ganado más fuerza con el paso del tiempo.

La primera historia cuenta que durante la segunda guerra de independencia de Cuba los soldados del Ejército Libertador calmaban su sed o el dolor de las heridas con una combinación de ron y limón a la que llamaban “Cancháchara”.

La leyenda continúa en 1898 con la intervención de las tropas norteamericanas en la guerra de Cuba contra España. Bajo las órdenes del general Shafter desembarcaron en las playas de Daiquirí y Siboney. El mismísimo general al degustar la bebida de los cubanos, en medio del calor de la isla, expresó que lo único que le faltaba era hielo. Y así nació el Daiquirí.

La segunda historia se remonta a inicios del siglo XX en una zona del oriente cubano llamada Daiquirí. El ingeniero americano Jennings Cox, cuando se acababa la ginebra mezclaba el ron con todo tipo de ingredientes buscando acomodarlo a su gusto.

El capitán del ejército libertador, Giacomo Pagliuchi, de origen italiano, bautizó como “Daiquirí” a la mezcla de su amigo Cox que contenía jugo de limón, azúcar, hielo triturado y bastante ron.

Más allá de las historias del nacimiento, el trago se hizo muy popular en el “Hotel Venus”, en la provincia oriental de Santiago de Cuba. Allí mantiene el nombre de “Daiquirí Natural”. La fórmula llegó al “Hotel Plaza” de La Habana a manos del cantinero español Emilio González.

Además se la dio a conocer a su amigo Constantino Ribalaigua (Don Constance), propietario en aquel entonces del Floridita. Don Constante es el creador de la mundialmente famosa versión del «Daiquirí Floridita» o “Daiquiri Frappé”.

bares de moda en La Habana
Foto: Arturo Pardavila III

El trago que tanto gustaba al escritor norteamericano Ernest Hemingway estaba compuesto por 0. 25 onzas de azúcar blanca, 0.25 onzas de limón, 1.5 onzas de ron blanco (Barcardi carta blanca), 4 onzas de hielo frappé y 5 gotas de Marrasquino, batidos en una coctelera.

Luego por su sospecha de diabetes el escritor solicitó una versión sin dulce y doblando la cantidad de ron. Nació así el «Daiquirí a lo Salvaje», que luego se llamó «Daiquirí a lo Papa».

- Publicidad -

1 Comment
  1. Ruben says

    Buen Articulo. Adelante con la ampliacion de nuestra cultura. Me he enterado de cosas que no conocia y que son muy interesantes.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.