¿Qué se vendería en los estadios si las Olimpiadas fueran en Cuba?

- Publicidad -

Si algún día Cuba llegara a ser el anfitrión de unas Olimpiadas estamos seguros que la comida en los estadios y demás instalaciones deportivas tendría el sello que le ponemos a todo lo que hacemos.

Como amantes del deporte y la gastronomía los cubanos tenemos una lista de alimentos que no pueden faltar en nuestros encuentros deportivos. Aquí les dejamos cuáles son esas ofertas culinarias que tendrían los estadios de Cuba en unas olimpiadas.

Maní: tiene que ser el primero en la lista, porque nuestros vendedores de maní están en cada esquina y jamás faltan en los alrededores o dentro de un estadio.  Con sus típicos pregones y sus cucuruchos de papel, no habría olimpiadas sin ellos.

Pizza: para estas ocasiones los siempre negociantes cubanos preparan unas pizzas de cinco pesos, las ponen en unas bandejas grandes de metal, las cubren con un nylon y te las llevan incluso a tu asiento en las gradas.

Churros: incluso ya hemos ido mejorando nuestra oferta en este sentido, antes venían solo unos 5 o 6 pequeños churritos en un cucurucho de papel, ahora tenemos los grandes, rellenos con leche condensada y chocolate.

Rocitas de maíz: en Cuba las rocitas o canguil, como también se le conoce en otros países, te las venden en pequeñas bolsitas de nylon a cinco pesos cubanos. Los vendedores se estacionan fuera de cines, teatros, en el malecón habanero y por supuesto en los estadios.

Caramelos de 1 peso: estos caramelos son los más económicos que encuentras en la isla, tienen forma de bastones de  30 cm de largo aproximadamente. Los sabores más comunes son menta, platanito y fresa.

Pan con lechón: el mamífero nacional tampoco queda fuera del menú en estas ocasiones. Esta popular opción, a veces con más grasa que carne, siempre logra captar comensales.

Paleticas de helado: otra dulce y refrescante opción, muy demandada considerando el intenso calor que caracteriza nuestro clima. También aquí los vendedores hacen gala de su inventiva con neveras improvisadas de poliespuma, que conservan muy bien el frio.

Pues así estarían colmadas nuestras instalaciones deportivas de aficionados nacionales, extranjeros y vendedores ambulantes, que nunca faltan en Cuba, donde para sobrevivir se necesita una dosis de emprendimiento y voluntad.

- Publicidad -

Usted puede hacer uso de de esta publicación siempre y cuando se mencione la fuente con un enlace a esta publicación. Aviso de Copyright

One Response

  1. Ruben 8 agosto, 2016, 8:45 AM

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.