Los cubanos y la pacotilla

- Publicidad -

Debe ser por la escasez material que siempre hemos tenido, pero a los cubanos nos encanta la pacotilla. Así le decimos popularmente a toda la ropa, accesorios y zapatos que se venden en Cuba, generalmente de forma no estatal y casi siempre en el mercado negro.

Resulta común escuchar “Oye Yudith vamos un momentico a casa de Marta que vino cargada de pacotilla de afuera”. Sí, porque traer mercancía extranjera de venta garantiza la atención del barrio y un poquito más allá.

Comienza la carrera por llegar antes de que los demás se enteren para negociar mejores precios y escoger la compra sin presión. Le sigue la angustia de los pagos a plazos y la búsqueda de una «entradita» extra para poder hacer frente a la deuda.

De ahí surge la idea de “ayudar a Marta con la venta” para sacar el costo de las piezas que te llevaste de su casa y no sabes cómo retribuir.

Y es que el cubano a pesar de las carencias gusta de vestir bien , no quiere ser menos que nadie, y aunque se pase tres meses empeñado, adquiere lo necesario con el fin de lucir a la moda y acorde a lo que exige el ambiente en el que se relaciona.

Con los niños pequeños se vuelve un infierno. Las madres se desviven y dejan el salario completo en el último jueguito de camiseta y short o los taconcitos de niña, y después “que salga el sol por donde salga”.

Lo cierto es que el negocio de la pacotilla se ha vuelto viral en Cuba. Comprar y vender ropa, prendas, bolsos, calzado y accesorios constituye una fuente de ingresos casi segura por la falta de variedad en este aspecto.

Claro, siempre hay quién se aprovecha de la necesidad colectiva para poner precios elevadísimos y darle dolores de cabeza ala madres criollas. Pero lo que sí es cierto es que el cubano ha establecido una relación estrecha con la pacotilla, a veces ni siquiera vas comprar, pero quieres verla y pensar que mañana te vas a ganar un número en la bolita y llenarás el closet de todo y a tu gusto.

Ser elegantes y atractivos para nosotros es casi un deber, y si por eso no decimos unos a otros pacotilleros, que así sea.

 

- Publicidad -

Usted puede hacer uso de de esta publicación siempre y cuando se mencione la fuente con un enlace a esta publicación. Aviso de Copyright

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.