El lenguaje de pelea de los cubanos: 10 frases y palabras

Foto: merc67 / Shutterstock.com
0 130

- Publicidad -

Los cubanos como ya es sabido tienen formas muy propias de llamar a las cosas. Muchas de ellas ni siquiera están en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, pero se utilizan bastante entre los nacidos en la Isla.

El lenguaje de pelea de los cubaniches es muy particular y gracioso, aunque así no sea para los que están metidos en un conflicto. Tenemos denominaciones específicas para las agresiones físicas, los golpes, el alarde y todas las posibles situaciones que se puedan dar durante una riña, tumultuaria o no.

Cubanos Gurú les muestra algunos ejemplos de cómo los isleños significan que el contrario recibirá su merecido.

Pitar rega’o: Es casi lo primero que sucede en una buena bronca antillana. Ante la miradas curiosas de unos cuantos para no perderse el “evento”, alguno de los involucrados en la pelea grita: “Pi… pa’ todo el mundo», como marcando territorio, y advirtiendo que el que se meta también saldrá con lo suyo.

Piña: Es el cúmulo de varios “piñazos”, definidos por los oriundos de Cuba, como los golpes que se suceden al calor de la trifulca.

Entrada a golpes: También conocida como “mano de golpe”, es muy parecida a la anterior pero encierra mayor intensidad. Se suele decir “a fulano le dieron una entrada o una mano de golpe”, cuando a ese fulano le dieron fuerte y salió con la peor parte del conflicto.

Munda: Es igualmente el resultado de la labor de quién ganó la batalla y ofreció el mejor espectáculo a los presentes. Se utiliza para decir que alguien agredió a otro y no obtuvo resistencia alguna.

Arrastrar: Pues en este caso la traducción es literal. Si un cubano te dice que “te va arrastrar” o que “a mengano lo arrastraron”, exactamente fue así, no saldrás del piso.

Limpiar el suelo contigo: Aquí no hay mucho misterio, “te van a arrastrar”.

Ripiar: Cuando la pelea es tan fuerte que lo mismo sales con la ropa rasgada que con la piel de igual modo.

Pecozón: Golpe a puño cerrado que generalmente se dirige a la cabeza.

Soplamoco: Su uso se da casi siempre en los regaños a niños pequeños.

Virar todo esto al revés: Cuando alguien de la Isla dice eso, significa que piensa acabar con el mundo sin importar lo que se interponga. “va a acabar con malanga y el puesto de viandas” o sea, con todo.

Si escuchan algunos de los ejemplos anteriores de boca de un cubano, ya saben que significa y por su parte queda la actitud que asumirán luego.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.