Las diferentes tradiciones funerarias de Cuba

Foto: Alexander Schimmeck
0 130

- Publicidad -

La mayoría de las costumbres y tradiciones cubanas están ligadas a la familia y los amigos, pues son las personas más importantes en la vida del isleño. Pero cuando llega el fallecimiento de uno de estos seres (que por desgracia siempre llega, tarde o temprano) varían las maneras se asumirlo y efectuar las ceremonias funerarias, dependiendo de la religión o creencias de las personas más cercanas al difunto.

De ahí que cubanos Gurú les muestre algunos ejemplos de estos ritos que se manifiestan a lo largo y ancho de la Isla.

Los aborígenes, primeros pobladores de Cuba, principalmente taínos y siboneyes tenían costumbres propias de cada etnia respecto al tema.

Algunos de ellos acostumbraban a realizar dos tipos de enterramientos. Los primarios, donde habitualmente junto al cuerpo inerte iban instrumentos de trabajo, y adornos personales como ofrenda al fallecido. Asimismo practicaban los entierros secundarios caracterizados por una rutina de exhumación de los restos del primer sotierro y se trasladaban a otra morada eterna.

En concordancia con muchos países otra de las usanzas necrológicas en la nación antillana en las ciudades o pueblos, eran realizar un cortejo fúnebre para personas de alto rango. En una época  lo común era enterrarlos en patios de iglesias según los patrones de catolicismo arraigado en Cuba.

Hoy este cortejo constituye parte de la ceremonia habitual luego del velatorio de horas según el estado del fenecido y los deseos expresos de la familia. Algunos lo lloran en la casa donde habitaba el que se fue, otros prefieren celebrar sus hazañas en vida con una especie de banquete-mortuorio y otros optan por la cremación, que hasta no hace mucho solo estaba reservada para grandes figuras de la Isla.

En la religión afrocubana se mantienen exequias muy propias, ceremonias privadas donde se trata de mantener el ambiente que rodea al difunto libre de contaminación espiritual. Abundan los bailes, la música y el homenaje póstumo al fallecido.

Para la santería existe un culto fúnebre solo para los iniciados en la religión llamado “El Ituto”, y entre las reglas establecidas está que el muerto no debe llevarse a la tumba ninguna de sus pertenencias en vida y el destino de estos elementos lo dictan oráculos y predicciones.

Los abakúa, los católicos, los cristianos, todas las personas en Cuba tiene una forma de asumir la última transición del ser humano con sus propios simbolismos y sentimientos. Despedir a los difuntos para los cubanos resulta de suma importancia, tener ese momento de duelo, de despedida, y demostrar amor aún después de la muerte, y todas son válidas y respetadas.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.