La mexicana que se enamoró de Cuba y sus canciones (+fotos)

Foto: cortesía de la entrevistada
0 54

- Publicidad -

Lupita Gomez Arias no quiere revelar los nombres de los cubanos que le dedicaron canciones durante su viaje a Cuba. Es un rincón vedado donde Cubanos Gurú le es imposible llegar.

“No puedo decirlo, necesito los permisos de ellos”, dice mientras envía por Messenger un fragmento apresado como fichero de audio en su teléfono celular.

Del lado de acá se escucha a un juglar que, en algún lugar de La Habana (también desconocido), entona el texto a capela. “Cualquiera se enamora con un cantante así”, dice esta hermosa mujer, residente en Sonora, México.

“Te puedo decir que los cubanos son muy caballerosos y muy enamorados. Admiro su cultura, la mayoría son muy buenos cantantes.”

La mexicana que se enamoró de Cuba
Foto: cortesía de la entrevistada

Lupita asegura que más de tres le escriben cartas de amor y le proponen matrimonio. A uno de ellos lo conoció en el malecón habanero y esté le tarareó “Flor Pálida”, de Polo Montañez.

“Es una de las más bonitas que siempre me animo cantado. En un instante mi mente se transporta a Cuba, a lugares como Varadero, Isla de la Juventud y La Habana, a donde fui alguna vez.”

La mexicana que se enamoró de Cuba
Foto: cortesía de la entrevistada

El vuelo que la llevó por primera vez a la Isla lo organizó su familia cinco meses antes de partir. Salieron en abril y se hospedaron en una casa de rentas donde los recibieron con los brazos abiertos.

“Allí estuvimos una semana. Luego regresé de nuevo el 7 de agosto de 2016. Lo hice por la aerolínea Interjet. Espero regresar pronto.”

Lupita es estilista de profesión y tiene un salón de belleza. En sus tiempos libres organiza eventos. “Estoy cerca de Mexicali, en la frontera de San Luis, Río Colorado.”

La mexicana que se enamoró de Cuba
Foto: cortesía de la entrevistada

De sus vivencias en Cuba rememora cuando rentó algún taxi para llegar a lugares retirados y los llamados “bicitaxis”, que abundan en la capital cubana, para recorrer tramos cortos.

“Visitamos diferentes restaurantes, la imponente Catedral habanera y mi deseo es conocer el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre. Tengo invitaciones para conocer Camagüey y Santiago de Cuba.”

En su intensa y abarcadora galería de fotos podemos verle junto a personalidades de la cultura, artistas, junto a un sacerdote, abrazada a Ernest Hemingway o al Che Guevara.

Se impresionó sobremanera al ver imágenes de sus paisanos Benito Juárez y Pedro Vargas.

La mexicana que se enamoró de Cuba
Foto: cortesía de la entrevistada

“De Cuba de lo que he visto me gusta todo. Cuando me preguntan hablo maravillas de tu país, los invito a visitar.”

Esta es la reseña o la historia muy sintetizada de una mujer que se enamoró de Cuba por sus paisajes y su gente, pero también por sus canciones, por la música que brota de la cotidianidad y el murmullo de los autos, las olas, el mar o el viento.

“Me gusta escuchar música en el Floridita, las canciones de Celia Cruz y Gloria Estefan y la música de aquí que tiene ritmos muy parecidos a los de Cuba.”

La mexicana que se enamoró de Cuba
Junto a artistas cubanos, entre ellos el presentador, realizador y periodista Julio Acanda (Foto: cortesía de la entrevistada)

Lo que quedó como asignatura pendiente es que Lupita nos dejase indagar en su baúl de recuerdos, un sitio dentro de su corazón donde habitan confesiones de amor, estrofas de canciones y poemas recitados por algún admirador.

Quizá este rincón imaginario se enriquezca con un próximo viaje a la Isla, pues Lupita ya tiene un pretexto para regresar.“Estoy organizando un evento cultural para presentarme en La Habana.”

El proyecto consiste en una pasarela de moda, donde Lupita presenta sus vestidos y comparte música con los asistentes. Son alrededor de 45 personas, entre modelos, bailarinas y cantantes.

“Son bailes folclóricos regionales, cantantes que interpretan música mexicana y 14 modelos que lucen hermosos vestidos típicos mexicanos. Mis presentaciones son al aire libre, en plazas y parques concurridos.”

Mientras llega la carta de invitación, ella se recrea en sus recuerdos, sus fotos celosamente guardadas y sus fragmentos de canciones, las mismas que un día hicieron que se fijara en una pequeña isla del Caribe.

Hasta allí quiere volver para repetir, entre otras escenas, esas inolvidables noches bohemias de la Habana, una ciudad que atrapa y enamora.

La mexicana que se enamoró de Cuba
Foto: cortesía de la entrevistada

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.