Desafíos de los padres cubanos

Foto: Cubanos Gurú
0 44

- Publicidad -

Enfrentar la paternidad en Cuba es un hecho lleno de desafíos por superar. Desde que inicia la etapa de gestación tal y como sucede para los progenitores del mundo, inician también miles de preocupaciones relacionadas con las necesidades de la madre y el bebé.

Por la situación económica para los cubanos embarcarse en la bella aventura de ser padres trae consigo grandes retos que aprendemos a superar con creces. Cubanos Gurú les muestra algunos.

Dormir con el niño en el mismo cuarto: Este desafío es típico. En la mayoría de las casas cubanas viven más de tres personas y con nuevos miembros en la familia el espacio se hace cada vez más pequeño. Por eso lo más común es que la cuna del bebé esté en la misma habitación que sus padres, lo cual es menos común en otros países, pues se pierde un poco la intimidad de pareja y retrasa la independencia del niño para dormir.

Lavar culeros: En las isla el uso de pañales o culeros desechables como le llamamos nosotros, queda relegado a las salidas importantes o de larga duración, los turnos médicos y otras actividades. Para el día a día se utilizan lo de tela, por tanto los padres deben lavar bultos y bultos de pañales sucios ya sea en lavadora o a mano.

Conseguir la leche en polvo: Desde pequeño los bebés reciben una dieta que ofrece el estado a través de la libreta de abastecimiento. Pero al no ser suficiente los nuevos padres deben conseguirla en el mercado negro a precios muy elevados.

La ropa de maternidad: En este caso ala embarazada le toca adaptar ropa del closet de la abuela o la madre, buscar amigas que hayan pasado por el proceso, o más gorditas. En muchos casos el tiempo de gestación se pasa con ropa donada o prestada.

Nuca desechar las cosas: la canastilla del bebé no se bota, por el contrario, se guarda a buen recaudo para el próximo embarazo o los bebés que nazcan en la familia, y así se van rotando.

El precio de los artículos infantiles: Como en muchos países los artículos y productos para niños son caros, casi como si estuvieran destinados a adultos. Pero a los cubanos con menos poder adquisitivo se les hace más difícil.

Preparar la papilla en casa: En Cuba eso de comprar la comida del bebé en las tiendas casi no se usa. Normalmente los familiares preparan purés muy ricos con vianda hervida y batidora (licuadora).

Los padres cubanos tienen muchísimos retos que enfrentar y lo hacen con valentía e ingenio, demostrando que la riqueza no te convierte en buen padre.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.