Dayron Robles: con vallas en la vida

Fotos: Maxisport / Shutterstock.com
0 53

- Publicidad -

Dayron Robles es uno de los reyes del olimpo de los 110 metros con vallas, pero no solo en el deporte, también en la vida.

Oriundo de la oriental provincia de Guantánamo, Robles mostró cualidades para el deporte desde muy niño, y justo desde esa etapa comenzó a destacar como atleta.

Se estrenó en la categoría de mayores con apenas 19 años y tras agenciarse la presea plateada en el Campeonato Mundial Juvenil de atletismo. Fue ahí cuando verdaderamente su carrera despegó de manera impresionante. Se hizo dueño de la plusmarca en 2008, año en que también logró coronarse como campeón olímpico en Beijing.

Pero la alegría de estar en la cúspide de su carrera deportiva no duraría mucho. Vendría el escándalo del Campeonato del Mundo de atletismo de Daegu, donde quedó descalificado, y perdió la medalla de oro, por obstruir la carrera de uno de sus rivales, el chino Liu Xiang.

Ese hecho le impidió agregar a su extraordinaria hoja de vida el título que le faltaba para declararse primero en todas las competiciones. Solo una hora después de entrar primero en la meta, fue despojado del ansiado lauro.

Pero las cosas no terminaron ahí. El joven guantanamero comenzó a padecer de lesiones continuadas que dieron al traste con su rendimiento. En la siguiente cita estival no fue el mismo, y terminó abandonando la carrera final a causa de otra lesión.

Cuando todos pensaban que Dayron había terminado definitivamente su paso por el deporte, reapareció representando al Club Mónaco en Italia.

De ahí comenzaron las disquisiciones y polémicas alrededor de su retorno, demoras en los pagos, protestas que se debatían entre si volvería competir por Cuba o no. Terminó siendo no, aunque siempre dijo que nunca abandonó su isla y que estaba dispuesto a ponerse otra vez la camiseta de las 4 letras de colores blanco, azul y rojo.

Para tristeza de los que aman la tierra antillana y su deporte, Dayron Robles no volvió a saltar una valla por la isla. Otros también decidieron no hacerlo y la afición perdió la alegría de gritar por ellos. Siendo un hombre de lectura, puso en práctica la calma y dejó correr la vida lejos de la tierra que lo vio nacer.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.