Cuba en mis sueños

Foto: Arlenys Pardo Pérez
2 39

- Publicidad -

Ya lo dije un día, lo dejé esbozado en letras en unos de mis primeros artículos para este proyecto que me enamora: mis sueños siguen siendo en la misma locación, en un batey pequeño y casi anónimo de la geografía oriental. Allí transcurrieron los primeros años de mi vida. Allí fui artista, canté, bailé, actué. Allí fui locutora, presentadora…allí me sentí vedette.

Vivienda (localidad perteneciente al municipio de Majibacoa) fue el país más grande que conocía a mis 6 años de edad y no entendía cuando me decían que La Habana era la capital de Cuba, para mí no había otra capital que mi pedacito tunero cercano al ingenio que le dio alegrías y tristezas a mis padres.

En ese rinconcito, recóndito e intrascendente para muchos, grande y muy importante para mí, aprendí que no hacen faltan calles asfaltadas ni edificios de más de 5 pisos para ser felices. Mi maestro Idelsis, un hombre delgado y muy visionario, me enseñó que era necesario ahorrar agua y electricidad y me lo hizo parecer tan relevante que hoy todavía siento que esas son tareas obligatorias e impostergables.

El Seminternado «Combate de Arroyo Muerto» me acercó a la historia, a las letras, a los números (un poco menos, las matemáticas no son lo mío). Me presentó a mis mejores amigas, me hizo pionera exploradora y hasta me obsequió una medalla en reconocimiento a mis habilidades en la modalidad de “pistas y señales”.

Y ninguno de esos recuerdos falta en mis sueños: ni las acampadas, ni las horas de clases, ni los recesos. Están siempre como una suerte de reminiscencia que se impone, que se aferra. Las imágenes que vienen a mí en las noches son casi siempre en aquel pequeño apartamento del edificio 4, entonces veo las yerbitas finas que sembré junto a mi padre y que se fueron adueñando de todo el espacio del jardín.

Dice Sigmund Freud que “la infancia es una de las fuentes de las que el sueño obtiene más elementos” y no me queda la menor duda. Regresar a mi niñez en cada sueño es volver a vivir los mejores días de mi vida, los momentos que con más pasión sentí a Cuba, es estar en ella nuevamente sin querer despertar.

- Publicidad -

2 Comments
  1. Pao Aquino via Facebook says

    María De Los Angeles Acosta FarandaFaranda Dul A. Faranda

  2. Cubanos Gurú via Facebook says

    Silvio Mariotti, es algo inexplicable, aunque ya la psicología le dio algunas explicaciones pero es impresionante verdad?

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.