7 gestos y comportamientos afrodisíacos para el cubano

Foto: akturer / Shutterstock.com
0 138

- Publicidad -

La pasión corre por las venas de los cubanos como el agua por el río, de manera tan natural, que salta a la vista ante cualquiera que nos conozca. Tenemos el don de la seducción altamente desarrollado y también la capacidad de ser seducidos aumenta.

Para los isleños los afrodisíacos traspasan las fronteras de la comida o la bebida, están presentes también en gestos y comportamientos que excitan los sentidos de igual manera. Cubanos Gurú les deja saber algunos ejemplos.

La mirada: Una de nuestras características fundamentales es la intensidad de la mirada, tanto para hombres como para mujeres. La forma de seducir con la vista cuando alguien nos atrae, tiene una fuerza escondida capaz de hacer mutua esa atracción sexual.

El contoneo de caderas de las mujeres: Las féminas nacidas en la isla traen incorporado un movimiento de caderas al caminar que ha cautivado a cubanos y extranjeros. El sexapil que desprenden de ese simple suceso cotidiano constituye un afrodisíaco para el sexo opuesto (o el mismo en algunos casos).

El zorreo: Así le llaman en Cuba a tontear, ese momento de romance en que se aprende a hablar sin decir palabra y entenderse de igual manera. El cubaniche queda intrigado y expectante ante situaciones de este tipo.

El baile: Para nadie es un secreto el talento innato de la mayoría de los coterráneos en el arte de la danza. Justo esa sensualidad en los movimientos de cintura y hombros, también funciona como estimulante.

Los piropos: Siempre y cuando no sean groseros, el piropo forma parte de los atractivos del antillano. La picardía en ellos, combinada con la actitud retadora de los nuestros y nuestras, disparan los sentidos.

El roce de piel: Para los isleños, un ser de beso, abrazo y contacto físico, el roce más sutil se convierte en una invitación clara que casi obliga a responder con pasión.

La labia: Labia, muela, o como quieran llamarle a ese poder especial de enamorar con palabras, con susurros y activar las emociones, tiene una dimensión mayor para nosotros. Nos encanta.

Como ven no solo en la comida el cubano encuentra disparadores del apetito erótico, nuestra visión de excitación va más allá, en cada detalle donde salga la intensidad y el fuego la tierra, hay un afrodisíaco para los oriundos de Cuba.

- Publicidad -

Leave A Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.